Clash Royale, ¡las reglan cambian!

La lluvia de actualizaciones, nuevas cartas, desafíos y modalidades de juego tiene muy contentos a la mayoría. Pero ¿Qué sucede con aquellos que no fuimos tan beneficiados con los últimos cambios? O ¿Qué pasa con aquellos que no estamos tan contentos con lo que es el juego hoy en día?

Y es que los nuevos cambios como la inclusión de nuevas cartas, cambios de estadísticas de tropas y hechizos, desafíos y modos de juego nos han traído un sinfín de horas de entretenimiento, pero todo a un altísimo costo.

Aún recuerdo hace ya algunos meses estaba festejando por haber llegado a las 4 mil copas siendo apenas nivel 10 de mi torre de rey, con cartas especiales entre niveles 8-9, normales 10-11, épicas 4-5 y legendarias nivel 2.  Fue un verdadero desafío (al menos para mí) pero con gran regocijo al saber que había llegado a las grandes ligas y empezaría a reunir copas de leyenda.

Unas cuantas temporadas pasaron y recibí con asombro la noticia de que incluirían un nuevo cofre que daría más cartas y oro a aquellos que ayudaran a su clan a reunir coronas, hoy conocido como cofre de clan y que significaría graves problemas para aquellos que ya teníamos tiempo jugando, pues jugadores recientes tendrían acceso a más cartas y oro que los que empezamos tiempo atrás no tuvimos y eso les daría una ventaja para alcanzarnos.

Varias temporadas después nos llegaría el rumor de que dejarían de existir los trofeos de leyenda pero que una nueva actualización introduciría las ligas y con ello nuevas bonificaciones, así como el cofre de elección. Desde un principio supuse que esto daría un nuevo aire a aquellos jugadores que habían estado perseverando por llegar tan alto y que ya no encontrarán mucho placer en seguir jugando, y que tal vez esto volvería abrir la brecha entre los que ya llevaban tiempo jugando y aquellos jugadores recientes apoyados del cofre del clan.

Nuevos cambios vinieron a seguir sacándonos de nuestra zona de confort: buffeos, nerferos, nuevas cartas y desafíos especiales para obtener más cartas de un tipo en específico nos traerían una avalancha de jugadores de todo tipo sin embargo el problema no quedaba ahí.

Todo lo anterior generó muchos cambios, en la calidad de oponentes, los niveles mínimos para llegar o salir de una arena, qué cartas si conviene mejorar y cuáles no. Me he percatado de lo anterior cuando en mi cuenta secundaria me tuve que enfrentar a oponentes con torre del rey a nivel 11-12 y algunas cartas comunes ya maxeadas… ¿Qué está pasando?

Las reglas han cambiado y hoy el juego no es el mismo, aunque aplaudo la incorporación de las misiones diarias, los nuevos cofres; así como las cartas que agregan más variedad al juego, aún creo que hace falta mucho por corregir, también pienso que como Clasheros hemos venido a arruinar la comunidad al tratar de ganar no con estrategia o armando nuestros propios mazos, sino copiando tal cual el mazo de alguien más sólo porque con ese ha llegado muy lejos y hoy en día nos encontramos casi con las mismas cartas al punto de volver aburrido el juego.

Por último, los invito a ser autocríticos y se planteen preguntas como “¿el mazo que uso lo domino porque yo lo hice o sigo las instrucciones de alguien más?” “El nivel de mis cartas es acorde al de mis oponentes?” ya que si estamos en una batalla es injusto tener una ventaja de 2 o más niveles que las cartas de nuestros oponentes, si es así entonces algo estamos haciendo mal.

Y no se vale decir que es nuestra culpa por darles consejos, pues siempre que traemos un mazo buscamos que haya variedad en la propuesta, pero sobre todo que ustedes armen el suyo y mejoren lo que nosotros presentamos. ¡Hasta pronto!